miércoles, 19 de julio de 2017

Botchan

"¡Qué horror! Me entraban ganas de llorar solo de pensar que había venido desde Tokio para enseñar a semejantes mastuerzos." 
 


Ficha técnica:
- Título: Botchan
- Título original: 坊っちゃん
- Autor: Natsume Sōseki
- Saga: ----
- Editorial: Impedimenta
- Nº páginas: 240
- Género: Clásico japonés 
- ISBN: 9788493592776



Sinopsis:
Botchan es un indiscutible clásico de la moderna literatura japonesa y, desde hace más de cien años, una de las novelas más celebradas por los lectores de aquel país. Considerada el Huckleberry Finn nipón, y comparada también con El guardián entre el centeno, narra las aventuras de Botchan, un joven tokiota descreído y cínico, alter ego de Soseki, al que mandan como profesor a una escuela rural situada en la remota isla de Shikoku. En su nuevo destino pronto se topará con una serie de insólitos personajes, como el jefe de estudios «Camisarroja» o el «Calabaza», un triste profesor de ciencias de aspecto enfermizo y ánimo sombrío. Pero sobre todo se verá obligado a hacer frente a una auténtica caterva de fieros alumnos asilvestrados, que se consagrarán a hacerle la vida imposible.
 
Personajes principales:
Botchan: el protagonista, cuyo nombre no sabemos y que nos contará la historia a través de sus ojos. Botchan es un término que se usa para nombrar a los niños mimados, a los señoritos (todo aquel que conozca Kuroshitsuji pensará en Ciel). Si tuviera que definirlo con una palabra, diría impulsivo. Él mismo lo reconoce. Es cabezota, impulsivo, un hombre de acción que no reflexiona. Vemos cómo le usan unos y otros.
Profesores: caben destacar unos cuantos, todos ellos con motes. Mapache: el director, taimado e hipócrita. Camisarroja: el jefe de estudios, que se cree mucho y manipula. Calabaza: un profesor muy buenazo y majo. Puercoespín: un profesor fuerte y con carácter. Bufón: lameculos del jefe de estudios.
Alumnado: es como una masa conglomerada de alumnos, no sobresale ninguno. Le hacen la vida imposible al protagonista.
 
Opinión personal:
 "Botchan" es una de las primera obras de Sōseki, una novela independiente ambientada en sus años como profesor. Esa es una faceta que me encanta de la literatura japonesa; los autores suelen meter un poco de ellos dentro, es decir, impregnan el libro con su esencia, sus experiencias. El protagonista suele ser un alter ego, y a menudo la trama tiene que ver con la vida del escritor. "Botchan" es una sátira, una burla, y lo curioso es que Sōseki no lo pasó mal en su período allí.

Desde ese mismo momento dejé de confiar en Camisarroja. Lo extraño es que, a pesar de haber perdido la confianza en él, nos seguíamos tratando cada día como si nada hubiera pasado. En cambio, a Puercoespín lo admiraba pero no nos dirigíamos la palabra. ¡Qué raro es el mundo!

Si tuviera que definir el libro con una palabra, sería: hipocresía. Aquí, todo el mundo dice una cosa y hace otra, y esto choca con la personalidad impulsiva de Botchan. En ese pequeño pueblo todo se sabe, verdades y engaños pasan por boca de todos. Por un lado tenemos a los profesores, personas maduras y adultas, pero que no dudan en jugársela unos a otros, de un modo que Botchan no entiende, y por eso acaba dando tumbos. Luego tenemos a los alumnos, que causan problemas, aunque a mi parecer no tan importantes como los del profesorado.

- ¡Lo que le he descrito es únicamente un ideal! Sé que no será capaz de alcanzarlo, aunque se lo proponga. No debe preocuparse.


Natsume Sōseki es uno de las autores más conocidos fuera y dentro de Japón, todos hemos oído hablar de "Soy un gato". Pero Sōseki es mucho más que eso, ha escrito un número considerable de libros, y "Botchan" es uno de ellos. Es la primera novela de Sōseki que he leído, y tengo que decir que salgo maravillado. Me ha gustado la historia, muy desternillante. En cuanto a los valores escondidos, no puedo decir que haya pillado todos los dobles juegos, aunque creo que lo fundamental sí.
La edición es sublime, Impedimenta ha hecho un gran trabajo. Lo primero de todo es una portada perfecta para el libro, que es parte de una sobrecubierta de tacto maravilloso. Además, tenemos la suerte de contar con una introducción y una nota del traductor que se entienden mejor después de haber leído la obra.
En resumen, es una novela corta, muy buena que sirve como introducción no solo para Sōseki, sino para la literatura nipona en general. Con mucho humor, y un tono desenfadado, el autor nos relata las desventuras de este Botchan. Perfecta para leerla este verano, así que aprovechad.
 
 
 
 
Saludos paganos de Ragnarök.

1 comentario:

  1. ¡Hola!

    Nunca me había dado cuenta de que existen también más clásicos que los de la literatura inglesa y española. Y más aún yo, que me encanta lo oriental...Fue extraordinario encontrar esta entrada. Me lo apunto sin dudar.

    También he de decirte que vengo de la Iniciativa Blogeros Soñadores y que ya te sigo. ¡Me encantaría que te pasaras por mi blog!

    ¡Un beso!
    http://dreamingbooksinrainydays.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar